Últimas informaciones sobre Cañada Real desde las administraciones

El pasado día 17 de diciembre de 2013, asistimos a la comparecencia del Viceconsejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, en la Asamblea de Madrid ante la Comisión de Familia y Asuntos Sociales.

Esta comisión tenía lugar ante la petición, por parte de la oposición, de información acerca de la situación del Acuerdo Marco que debe firmarse por los ayuntamientos de Madrid, Rivas-Vaciamadrid y Coslada, así como por la Comunidad de Madrid y Delegación del Gobierno, instituciones todas ellas implicadas en la resolución de la situación de la Cañada Real Galiana.

La firma de dicho acuerdo marco es una de las obligaciones marcadas por la ley 2/2011 de 15 de marzo para la Cañada Real Galiana, que establece que debe llevarse a cabo un censo de las personas que viven en Cañada Real y firmarse un acuerdo marco de contenido social que permita establecer las bases de cara a una solución para el barrio.

En verano se nos aseguró a las personas vecinas de Cañada Real y a los y las técnicos que allí trabajamos que el acuerdo se firmaría a la vuelta de vacaciones, en septiembre de 2013. Sin embargo, a día 17 de diciembre seguimos sin tener noticias sobre las dificultades que están teniendo lugar para la firma de dicho acuerdo. De hecho, la pelota va de la Comunidad de Madrid a los ayuntamientos y viceversa sin que la ciudadanía, especialmente las personas afectadas, logren tener información certera sobre el proceso en que están inmersas.

En la Comisión no obtuvimos demasiada información novedosa. La oposición planteó preguntas en torno a las razones por las que no se reúne la mesa social que estaba prevista para ser bimestral así como por qué no se informa a las y los vecinos, acerca de qué otras alternativas existirían si no se firmase el acuerdo o si la figura del consorcio (planteada para capitanear la solución para Cañada Real) finalmente no pudiera generarse ante la nueva ley que entra en vigor este nuevo año 2014 (y que prohíbe la formación de consorcios por parte de ayuntamientos que mantengan alguna deuda, como es el caso de la mayoría de los ayuntamientos españoles a día de hoy).

Ante estas preguntas, el viceconsejero explicó la formación del asentamiento en la Cañada Real desde los años 50 del pasado siglo hasta la actualidad, nos volvió a leer la ya conocida ley 2/2011 y nos dio algunos datos generales del censo, ya publicados en prensa. Además, hizo referencia al acercamiento de posturas que se ha dado a lo largo del proceso de negociaciones tanto entre ayuntamientos como entre la Administración y los y las vecinas del barrio.

Hizo referencia a que se habían incluido las alegaciones de los ayuntamientos en el Acuerdo Marco (lo cual no coincide con las declaraciones de algunos ayuntamientos) y trasladó la responsabilidad, en el momento actual, a éstos.

Sí hizo referencia a que se pretendía rehabilitar el ámbito realojando a quienes no cumplieran los requisitos para quedarse e intentando que se quedara el mayor número de personas posible en sus casas. Se planteaba una intervención social específica y profunda en el Sector 6, alguna intervención menor en los sectores 4 y 5 por las entidades que ya trabajamos en la  zona y ninguna en los sectores 1 al 3 (“ya perfectamente integrados” según sus propias palabras).

Ante esta respuesta apenas informativa, la oposición volvió a preguntar cómo pensaban llevar a cabo todo el proceso sin ninguna partida presupuestaria destinada a ello en el 2014, se insistió en el hecho de que los y las vecinas de Cañada Real aún siguen sin saber si están o no en el censo ni si sus datos aparecen correctamente, ya que aún no se ha hecho público (ya hace dos años que se realizó). También se hizo referencia al precio previsto para el suelo, en tanto que la Comunidad de Madrid ofrece como única alternativa la venta del suelo y no otros modelos propuestos por entidades y vecindario como es el derecho de superficie. Por otra parte, se hizo referencia a la situación del Gallinero, que si bien no forma parte de Cañada, se encuentra cercano a la zona y deberá tener, también, una solución.

El Viceconsejero aludió al hecho de que Cañada Real no es un núcleo chabolista para justificar la ausencia de fondos destinados a su resolución, ya que la solución no debe pasar por el derribo y realojo sino por dotar al barrio de aquello de que carece (diferentes carencias según las zonas: asfaltado, mejoras en agua y electricidad, etc.). El dinero necesario para estas obras lo pretende obtener de lo que paguen los y las vecinas del barrio por la compra del suelo en que se levantan  sus casas, un precio que no sabemos quiénes podrán pagar, ya que desconocemos la cuantía que se pretende establecer.

Sí afirmó que el censo se haría público este nuevo año 2014 y que habría que corregir los posibles errores que se detectaran en él.

Leave a Reply